Mi Taza de Chocolate

Por Marta Alves

¿Cómo comparto mi fe? Como una taza de chocolate.

¿Cómo comparto mi fe? Como una taza de chocolate en un día frío, me sirvo una taza de chocolate y le añado un poco de vainilla y un poquito de canela- mmm! – Huele delicioso. Le pongo un poco de merengue encima, y con la taza en la mano me siento en mi sillón y tomo un pequeño trago. Me inclino hacia la persona que está enfrente y con una sonrisa en mis labios, y le pregunto: ¿Quieres probar mi taza de chocolate?  Así yo comparto mi fe.

Mi fe católica es como una deliciosa taza de chocolate en una mañana fría, como una frazada que me abriga en el invierno, como música sutil que abraza mi alma y me lleva por senderos de paz.  Mi fe católica es mi hogar.

Cuando compartimos la fe como catequistas, necesitamos hacerlo con entusiasmo al compartir la mejor historia que la humanidad ha escuchado: Jesucristo.

Yo comparto mi fe católica como me gustaría compartir mi taza de chocolate. ¿Pero, cómo podemos hacerlo?  Con amistad y hospitalidad.

Dejemos que los demás nos digan sus historias y entonces les decimos la nuestra.

Antes de hablarles acerca de mi taza de chocolate, necesito ser amigable. Una actitud amigable y una mirada risueña atrae a la gente a Cristo, y nuestra hospitalidad los invitará a compartir con las personas y familias en nuestra parroquia.

Extendiendo la mano cristiana de amistad

Primero

Mostremos interés en otras personas. Extendiéndoles nuestra mano amiga como Cristo hubiera hecho.

Segundo

Presentémonos y recordemos que el nombre de una persona es la palabra más importante en su vocabulario.

Tercero

Escuchemos con mucho cuidado. Oigamos sus historias. ¿Cuáles son sus intereses? Todos tenemos una historia que contar, y podemos comprendernos mejor cuando sabemos la historia de la persona. ¿Qué los trajo aquí? ¿Cuál es “su taza de chocolate”?

Cuarto

Busquemos áreas de interés común y seamos sinceros al hacerlo.

Hablemos en términos que ellos puedan entender.

A un cocinero hablémosle de recetas e ingredientes.

A un profesor – de estudiantes y pizarras

A un músico – de notas y canciones

A un fotógrafo – de fotos que puede tomar en esta área

A un naturalista – de los pájaros y de los diferente animales en nuestra área

Quinto

Cuando las barreras bajen, comienza a hablarles de tu “taza de chocolate.”  Lo más probable es que te demostrarán tanto interés como tú les has expresado.  Haciendo lo que ellos han hecho, tú empiezas a compartir el amor de tu taza de chocolate. Esa es tu historia.

 

Déjame hablarte de mi  “Taza de Chocolate”

Mi taza de chocolate es la fe católica. La fe y el amor hacen my buena combinación. Me da esperanza en los momentos duros de la vida. Mi fe católica me da la esperanza de un mañana mejor con el amor de Cristo. Jesús es el que eleva mi espíritu a grandes alturas.  Él es mi amor, mi alegría y en Él yo deposito mi confianza total.

La verdadera presencia de Jesús en la eucaristía es lo mejor de la fe católica. Voy a la Mesa del Señor a compartir su cuerpo y su sangre, y al mismo tiempo comparto alrededor de la mesa con otros al promulgar el amor cristiano con hospitalidad.  El poder recibir a Jesús en la eucaristía es la mayor bendición que podemos tener, al compartir con la comunidad en la iglesia católica, uniéndonos en oración cuando el pan y el vino se transforman en el cuerpo y la sangre de Cristo, al sentir el amor de Cristo; al ir a recibir los sacramentos, al llevar a nuestros hijos y nietos a recibir el bautismo, al ir a confesarnos, al atender una boda, al ir a una ordenación o a una confirmación, al recibir o estar presente en la unción de un enfermo. ¡Qué gran regalo tenemos en la eucaristía!

Jesús sabía cómo atraer a la gente. Él es Dios, y nosotros no lo somos, pero podemos proclamar nuestra fe al compartir nuestra “taza de chocolate” alrededor de la mesa de hospitalidad.

Somos familia, en el núcleo en que nacimos y en la iglesia católica en donde nos criamos. Nuestra identidad de familia y religión van mano en mano. Tenemos mucho que ofrecer.

En la manera en que invitamos a compartir nuestra fe, en la manera en que nos convertimos en misioneros, es invitando a otros a compartir con nosotros. 

 

Compartiendo con otros – El Arte de La Hospitalidad

“Nosotros somos invitados de la hospitalidad de Dios,”  dice John Navone, S.J. en su artículo, “Divine and Human Hospitality” en “The Bible Today” (July-August 2007). En ese artículo, el autor explica como “la costumbre de la hospitalidad era una mundial y muy respetada virtud en la antigüedad.”  Navone también nos dice como Jesús era el anfitrión en diferentes ocasiones. “Cambio agua en vino para que el festejo de una boda continuara (Juan 2:1-10). Dos veces milagrosamente alimentó miles de personas (Mateo 14:15-21, 15:32-38), y Él nos enseña que Él mismo es el pan de vida, el verdadero maná enviado del cielo (Juan 6:30-51). Después de su resurrección, le sirve pan a su discípulos en Emmaus (Lucas 24:30) y prepara desayuno con pan y pescado para Pedro y los otros discípulos (Juan 21:9-14).

Cuando pienso que Abraham dio la bienvenida a tres visitantes y ellos eran realmente tres ángeles que le dijeron que Sara tendría un hijo en un año. Nunca sabemos a quién le damos la bienvenida, cuando somos hospitalarios a un extraño.  ¡Cómo podemos ser hospitalarios a la gente en que nos rodea?  … en misa los domingos?  ¿Cuántas personas conocemos por nombre en misa los domingos?  La hospitalidad y la amistad comienzan en nuestros hogares. Antes de compartir nuestra taza de chocolate necesitamos llegar a conocernos. Que no haya un extraño entre nosotros. Cuando vamos a la iglesia, lleguemos a conocer a las personas que nos rodean a un nivel personal. El comenzar con “hola” es un buen comienzo, pero necesitamos hacer más. En una ciudad tan grande como Houston, que se conozca nuestra parroquia como la más amigable. Cada domingo después de misa,  saludemos y hablemos con alguien que nos es desconocido. Invitemos a esa persona a compartir nuestra “taza de chocolate” al ofrecerle nuestra amistad. Compartamos un bocado. De separación a amistad la distancia son unas pocas palabras.

 

Extendiendo la mano en Oración

¿Cuándo fue la última vez que rezaste el Padre Nuestro con un miembro de tu familia o con una amistad? Toma solamente un minuto.

¿Cuándo fue la última vez que rezaste espontáneamente con alguien que estaba sufriendo? Toma solamente dos minutos.

¿Cuándo fue la última vez que compartiste tu fe católica con tu familia, con tus amistades,  o con tu clase de religión? Solamente toma 20 minutos.

¿Cuándo fue la última vez que rezaste un rosario con tu familia, con tus amistades o con tu clase de religión?

¿Cuándo fue la última vez que invitaste a alguien a ir a misa contigo? Dura solamente una hora.

 

¿Qué contiene mi “Taza de Chocolate?

Mi “taza de chocolate” es el ir a misa y recibir la eucaristía, el leer y el estudiar las sagradas escrituras de la biblia, el rezar el santo rosario, el adorar al santísimo sacramento, el cantar y componer canciones de oración y alabanza a Dios, el rezar las oraciones de la Divina Misericordia, el ponerme alrededor de mi cuello el santo crucifijo como señal de mi fe, el compartir mi fe católica junto con mis familiares y amistades.

Yo soy miembro de la iglesia católica pero la iglesia católica es parte de lo que yo soy. Todo lo que soy lo contiene mi “taza de chocolate”, y yo entusiásticamente quiero compartirla con todo el mundo.

Después que yo me vaya, la iglesia católica vivirá por la gracia de Dios, y continuará proclamando el mensaje de Cristo, como el Papa Benedicto XVI nos dijo en su audiencia de marzo 26, 2006:

“Con su misión apostólica la iglesia, una comunidad reunida por el Hijo de Dios quien vino en la carne, vivirá a través de los años por venir, construyendo y alimentando la comunión en Cristo y en el Espíritu Santo a la cual todos somos llamados y en la cual ellos tienen la experiencia de la salvación dada por el Padre.”

La alegría más grande de ser católico es el sentir la esperanza de Cristo que es proclamada por la iglesia católica todos los días.  Somos un instrumento de la paz de Dios en el mundo. Nuestra misión es el proclamar a todos que quieran oír el mensaje cristiano de esperanza y paz.  Necesitamos compartir “nuestra taza de chocolate” con todos los que nos quieran escuchar. Creo que el mejor testimonio de nuestra fe es nuestra vida. Como decía San Francisco: “Enseña el evangelio y si es necesario usa palabras.”

Solamente le pido al Señor que me haga un instrumento de su paz, como la oración de San Francisco dice:

Señor, Hazme un instrumento de tu paz.

Que donde haya odio que pueda sembrar amor.
Que donde haya daño… perdón.
Que donde haya duda… fé
Que donde haya desesperación… esperanza
Que donde haya obscuridad… luz
Que donde haya tristeza… alegría,

O Maestro Divino,
Concédeme que no busque
El ser consolado… sino que consuele

El ser entendido… sino el entender
El ser amado… sino el amar a otros

Porque es en dar… que recibimos

Es en perdonar, que somos perdonados.
Es en morir… que nacimos a la vida eterna.

 

Presentation done in Spanish by Marta More Alves on August 21, 2010 at Queen of Peace, Houston, TX - Catechist Day

    

 ©2007 Marta Alves

 

 

Last update Saturday, October 16, 2010

Leap of Faith       Catholic Site© 1996-2010  All Rights Reserved       Webmaster

Prayer focuses on the greatest power on earth- God almighty.
When we pray we open our hearts to listen to God's will. Prayer can change things.
Pray before acting and God will guide you to walk on the right path.
Marta
LEAP OF FAITH